Sunday, July 5, 2015

Lo que el viento se llevó


Hace exactamente dos años ayer, hablé aquí de él... Mi amor de verano, el verdadero.
pero hace unos días, murió.

No sé cómo ocurrió, simplemente cesó su hipnótico girar de aspas y dejó de enfriar el aire para mí.


Como cada verano, mi amor y yo nos volvimos a encontrar un feliz día de la semana pasada.
Yo le miré con los ojos brillantes y él me devolvió el saludo a velocidad 2. Fue un momento mágico.
Decidí acurrucarme a su ladito y sentí tanta paz que me quedé dormida en su abrazo. Luego me desperté porque es lo que tiene que ocurrir después, aunque lo hice en un mundo un poco peor.
Seguía en mi cama, me sequé la babilla con el dorso de la mano y noté que el aire volvía a ser espeso como si estuviera en la habitación de satanás... Mi amor también se había dormido, pero no iba a despertar.

En ese momento le miré con ternura, ignorando lo que había ocurrido.... Simplemente pensé que la mujer que me dio la vida había venido a advertirle de que no quería visitar urgencias conmigo por su culpa y por eso estaba descansando.
Más tarde volví a por él, pero ya no reaccionaba.
Desesperada (Y después de comprobar que si que estaba enchufado, las cosas tienen un orden) decidí abrirle en canal y plantear una operación de urgencia. Pero ya no había nada que hacer.

Me sentía muy sola, ese ventilador lo era todo para mí... su mágico chirriar que con los años había aprendido a amar y sobre todo, el aire fresco que me proporcionaba, era todo lo que necesitaba para sentirme plena.

La mujer que me dio la vida, en un intento por sacarme del pozo de la depresión, apareció con un sustituto. No era lo mismo. A este ya lo conocía, habíamos tenido encuentros esporádicos en las noches más frías de invierno pero nuestra relación era muy reciente y aun no había cuajado. Ni siquiera me había proporcionado un recuerdo en forma de quemadura o enfermedad pulmonar...
No podía, no era tan bueno.
El sustituto, a pesar de ser joven, estaba lleno de remiendos. Al poco tiempo de nacer tuvo que ser operado de urgencia porque el cable de su enchufe era peor que el demoño de las cucarachas que se hacen las muertas y aunque cumplía con su cometido nunca llegué a necesitarlo.

Se llamaba calentador pero dijo que también sabía enfriar. Mintió.
Decidí intentarlo, decidí darle una oportunidad... No noté nada.


Ventilador, ya no fabrican aparatos que permitan una relación duradera como la que tu y yo hemos tenido... En mi recuerdo quedan esos veranos con la barriga al aire delante de ti, esas noches con tu brisa acariciándome la cara.. Nunca te olvidaré.
R.I.P Ventilador (1996-2015)



No comments:

Post a Comment