Monday, January 27, 2014

Madurar es de frutas


Está claro que todo se pega menos la hermosura... y los problemas que tiene el señor de la boina y la bota de vino difunta con las máquinas que dan billetes de autobús, han pasado a mí. (Es bonito cuando los hombres de la ventanilla están entretenidos sacándose los moquetes y te mandan a la máquina a por el billete, te permite ser antisocial)

Pero bueno, mi problema ha sido con un parquímetro (No sé si es la palabra, pero bueno, el cacharro ese que come dinero y te da un papelito para la zona azul).

Primero me pedía la matrícula, y claro, no me la sé porque soy así de guay y ya tengo muchos números en la cabeza. Volví al coche a mirar la matrícula, cuando llegué se me había colado un señor.
El señor, simpático y gracioso, me dejó la maquinita en inglés... y no la entiendo ni en castellano, así que todo Ok.  Entonces vino otro señor que también se me coló con la excusa de enseñarme como funcionaba la máquina, me lo explicó como si fuera tonta y luego comprobó que no era culpa mía y la máquina me estaba vacilando... eso o que ahora mis dedos tampoco funcionan con las teclas. Un drama.
Siglos después pude sacar mi papelito de la hora pero en la pobreza extrema que vivo solo me llegó para media hora, bueno.

Tras esto, la niña de ojos de mar y servidora, fuimos a buscar una cafetería para desayunar... a la una de la tarde. Pero claro, esto lo pensamos ya después.
Nos fuimos a una cafetería que por lo menos era mona y no estaba repleta de señoras (Aunque sería el ambiente idóneo para la que me acompañaba, quien la conoce sabe que el look octogenario la vuelve loca)
Ya después de sentarnos comprobamos que no nos iban a dar ningun desayuno y que la vida era cara... pero nos daba vergüenza levantarnos.

Leemos la carta... ¿un zumo de naranja 3,50 ? Pero bueno. 3,50. ¿Estamos locos? ¿Son naranjas de oro? Que yo ni regalado, la naranja y yo nos llevamos muy mal... pero por dios.
Total, que decidí ser madura y pedirme un café. Sé que no me gusta, pero tenía miedo de pedir un Cola Cao y que me cobraran 5 euros...
Analicé los cafés... ¿Cual sería el menos malo? Ya está. Café Bombón.
Pues horrible. Ya está... reniego totalmente, paso de ser adulta.. quien me invité a tomar un café me perderá para siempre, huiré haciendo la croqueta.
VENENO PURO. La leche condensada era mi única esperanza de poder beber algún tipo de café en el futuro como las personas normales... pero no.

Yo no sé si beberme los culines de café con anís cuando era una tierna niña con coletas me habrá dejado alguna secuela, pero no puedo, renuncio.









Ya sé que soy laísta o leísta y es muy feo, pero también es feo cuando decís 'habría' y no 'hubiera'.

Friday, January 24, 2014

Cosas que me provocan ardor de estómago.

Capítulo 1.

Los amores cursis quinceañeros y las faltas de ortografía. En combinación sería el equivalente a mentos en una coca-cola agitada. PUM.
''NO TE VALLAS NUNCA DE MI LADO, ERES LO MAS IMPORTANTE DE MI BIDA''

Pues yo espero que se vaya, que huya lejos... donde no puedan alcanzarle tus faltas de ortografía.

Yo es que ya tuve mi sobredosis de amor adolescente y mira, ahora leo cosas que digo... ¿Yo era así? Y ojalá no, pero sí, un poco... nivel sacarina.
Pero una cosa puedo decir: Yo en la vida con uve, tuve tales ataques a la ortografía, ni contigo, ni con Tigo (Que no sé quien es pero todos queréis estar con él), ni sin ti.

Y ojalá la mujer de la Neutrex futura hubiera ido a darme, no lejía, si no un guantazo... y me hubiera dicho: mira nena, no te molestes, no va a durar.
Pero ojo, no va a durar porque todo es efímero y moriréis, no porque no os queráis... que igual si.

Antes este amor adolescente quedaba grabado a spray en los muros de los barrios, pasabas por una calle en julio y ''te quiero Cristina'', pasabas en agosto y Cristina era un borratajo. Bueno. Efímero.
Era hasta bonito.
Pero ya está. Un detallito... es que ahora sois muy aburridos. Sois una madre con twitter con faltas de ortografía a mansalva.
EJEMPLO.
Madre Random:
''Manolo se ha ido a trabajar. Ya le HECHO (Ojo, porque esa H os gusta sobremanera) de menos''
''Voy a hacerle unas lentejas a mi Manolo. Será especial''
''Manolo se ha quedado dormido. Ronca como un puto jodido oso. Qué bonito es''
''Ay mi Manolo, que guarrete me deja el baño''

POR FAVOR. Dejad explotar ese tipo de amor cansino y cursi a los quinceañeros.
Amor lavativa os llamaré.

¿Pero quien soy yo para deciros que os queráis como a mí me gusta? AMAOS COMO OS DE LA GANA, SED PESADOS, DADME NAUSEAS. Pero faltas de ortografía no.

Aunque yo preferiría que os amarais públicamente en plan gracioso..
''Está mañana me he encontrado a Manolo en el felpudo. Duerme como un bebé cuando llega pedo a casa. Qué bonito es''
''Manolo, compra naranjas hijo de puta o no entras en casa. Te quiero''

Os lo digo para que no tengáis que avergonzaros de vuestro pasado. Que gracias al universo no existía twitter cuando a mí me tocó amar así, pero si fotolog.
Seguro que tengo faltas de ortografía por encima de mis posibilidades pero bueno, unos mínimos para no provocar la automutilación ocular yo creo que cumplo.

Luego yo soy la más cursi de las cursis, pero cursi a mi manera. No cursi crepúsculo.
Que los vampiros no son de puta purpurina...


QUE OS GUARDÉIS UN POQUITO DE AMOR PARA VOSOTROS Y LO USÉIS MEJOR. PESADOS.
O haced lo que queráis, no es asunto mio... pero me quejaré por el placer de quejarme.

Y por una vez no hablo desde la envidia.

Tuesday, January 21, 2014

Como el cuento del legislador borracho...


Época de exámenes... maravillosa. Las bibliotecas se convierten en campos de cerebros en flor...
Al principio todo es muy bonito... tienes el rotulador amarillo entero, los apuntes vírgenes y el cerebro dispuesto a colaborar.

Pero todo es efímero.

Ese rotulador amarillo, cansado de subrayar cosas que no son importantes, te abandona... sabes que subrayar con otro color ya no será igual, pero no hay que rendirse.
Los apuntes, antes impolutos, tienen ahora el aspecto de Sid Vicious...
Te miras al espejo y te preguntas quien esa extraña con las cejas sin hacer y el moño permanente, y te deprimes, te deprimes porque no solo eres bastante fea por fuera, si no que tu estómago quiere morir a causa de tanta bebida energética barata y gominolas.

Ahora que todo eso es una realidad, empieza la crisis cerebral. A la depresión se suma la presión del tiempo, el quiero y no puedo... el cerebro se ha cansado, ya no quiere estudiar más. Juega contigo, te dice: Pasa de esa pregunta, que no es importante. Y entra. Te hace creer que son las 6 de la mañana y podrás dormir un par de horas antes del examen... pero no, resulta que solo estas a media hora del examen.
¿La vida es hermosa?

La concentración a veces hay que buscarla, y a veces se esconde en la biblioteca... Yo fui a buscarla.
Era un día como otro cualquiera, iba desgañitandome con Mónica Naranjo en la radio y la niña de ojos de mar en el asiento del copiloto.
Íbamos a la biblioteca muy pronto porque nos sentíamos muy aplicadas y tras tocar 22 picaportes, una puerta se abrió. Estaba el aula en soledad, muy bien, entramos y desplegamos el campamento..
Tras media hora el asunto empieza a ser extraño... unas gentes nos miran desde la ventana y se ríen.
Bueno, no es la primera vez...
Entonces un señor con bigote y gafas entra con toda su cara de profesor, había un examen.
Yo no sabía si quedarme allí y hacer el examen ese de química o lo que fuera, fingir que no estaba allí o salir corriendo por la otra puerta.
Huimos como villanas con los apuntes en la cara.

Lo malo de ir a las bibliotecas es que puedes hacer el ridículo muy fácilmente... tirando la bebida, tropenzandote con un cable, abriendo la puerta del revés... o equivocándote de clase.

Y desde aquí quiero reclamar al universo que si renuncio a ser una persona físicamente decente es porque quiero que mi mejor amigo, el cerebro, vuelva a mi lado.


Monday, January 6, 2014

Algo se muere en el alma cuando un amigo se va


No sé cómo va a ser mejor este año que el anterior, si lo empiezan cerrando un cine. 

Cada vez que cierran un cine, se me parte un cachito de corazón... para mí es uno de los sitios más especiales del mundo, aunque la película haya sido una auténtica basura o el 3D una estafa... es donde soy feliz. 

En Valladolid matan los cines Roxy para nacer un casino, lugar de ruina, y olor a naftalina.
Era un cine especial de los que ya casi no hay. Nos quedaremos con las multisalas de los centros comerciales y sus butacas en grada, o las salas integradas en los bajos de un edificio...pero no será nunca lo mismo y el que ha ido a los cines Roxy, lo sabe. 

No puedo escribir más, estoy muy triste. 




Adiós